La arteterapia es una profesión que viene desarrollándose e investigándose desde los años 40 y 50 del siglo XX, fundamentándose de forma rigurosa como ciencia. Tanto en mi práctica profesional como arteterapeuta, como a nivel personal, he podido comprobar los beneficios de nuestra disciplina para colectivos y personas diversas.

Desde pequeña utilizo la expresión artística como un medio para comprenderme a mí misma. La práctica artística fue también una aliada a lo largo y ancho de una enfermedad crónica que viví durante diez años. Llegué a la arteterapia y a la teatroterapia en un momento de revolución y expansión personal, y a lo largo de mi formación, la arteterapia y el trabajo corporal me han ayudado a transitar algunas de mis mayores heridas del alma.

Confío plenamente en el poder de la unión de la terapia y de los lenguajes artísticos con los que trabajo, por varias razones: primero, porque el arte no es por sí mismo sanador, sino que necesita de un encuadre específico para que sí lo pueda ser; y dos, porque cada lenguaje artístico potencia un canal expresivo diferente:

  • La expresión plástica, la audiovisual y la escritura funcionan como un tercer elemento a través del que dialogar, fomentan la concentración y la observación, la organización e integración de ideas y sentimientos…
  • El teatro y el movimiento potencian la sensorialidad, aumentan la empatía, hacen emerger la memoria corporal, ayudan a reflexionar sobre nuestra forma de comunicarnos…

La arteterapia está indicada para cualquier persona, y es especialmente útil para aquellas a las que les cuesta expresarse, y quienes encuentran una forma de expresión en los lenguajes artísticos.

Cada persona es singular y, por lo tanto, tiene su propia manera de afrontar y solucionar sus crisis y sus dificultades. Incluso esta forma de afrontarlos puede ser diferente en diversos momentos de la vida.

Trabajo desde una perspectiva social crítica y humanista, pues concibo que las personas estamos influenciadas por los diferentes ejes de diversidad social (etnia, género, clase, edad, capacidad, etc), y por lo tanto, por procesos culturales, históricos y políticos que conforman nuestra identidad y nuestra forma de ser y estar.

Actualmente enfoco mi consulta privada a la atención a la adolescencia y juventud, al ámbito del género, a personas LGTBIQ+ y al crecimiento personal.

→ Sesiones de 1 hora.

→ Formato presencial u online.

→ +34 660 25 75 95

Más información sobre mí
Escríbeme, si lo prefieres